Aliso (Fearn) -18 de marzo al 14 de abril-

riparian red alder

F de Fearn

El cuarto árbol es el aliso, el árbol de Bran. En La Batalla de los Árboles, el aliso peleó en primera fila, lo que alude a la letra F como una de las primeras cinco del alfabeto Beth-Luis-Nion y del Boibel-Loth; en la irlandesa y osiánica Canción de los árboles del bosque* se le describe como el verdadero brujo-guerrero de todos los bosques, el árbol más fogoso en la batalla. Aunque como leña es muy malo -al igual que el sauce, el álamo y el castaño- es muy preciado entre los carboneros, pues con el aliso se hace el mejor carbón; su conexión con el fuego se observa en el Romance de Branwen, cuando “Gwern” (aliso), el hijo de la hermana de Bran es quemado en una pira. En los condados rurales de Irlanda el castigo por talar un aliso sagrado se dice que es el incendio de la casa propia.

El aliso es conocido por resistir la corrupción por exposición al agua: sus hojas ligeramente gomosas resisten las lluvias invernales mejor que otros árboles caducifolios y su madera no se deteriora cuando se le usa para hacer pilares y conductos hidráulicos. El Rialto, en Venecia, está fundado en pilares de aliso, como muchas catedrales medievales. El arquitecto romano Vitruvio menciona que los alisos se usaban para hacer calzadas elevadas en los pantanos de Ravenna.

La conexión entre Bran y el aliso, en este sentido, se trata claramente en el Romance de Branwen en el cual los porqueros(as) -sacerdotes oraculares- del Rey Matholwch de Irlanda ven un bosque en el mar y no adivinan qué cosa es. Branwen les dice que es la flota de Bran el Bienaventurado que ha venido a vengarla. Los barcos están anclados alejados de la orilla, pero Bran vadea los bajíos trayendo su gente y sus suministros consigo a tierra; luego hace un puente sobre el Río Linon, aunque ha sido protegido con magia, usando su propio cuerpo estirado de un extremo a otro y mandando a poner zarzos sobre sí mismo. En otras palabras, primero un muelle y luego un puente se hacen en pilares de aliso. Se dijo de Bran “ninguna casa puede contenerlo”. El acertijo “¿Qué cosa nunca puede contener una casa?” tiene una simple respuesta: “los pilares sobre los cuales fue construida.” Pues las primeras casas en Europa se hicieron sobre pilares de aliso y a la orilla de los lagos.

Hartbladige_els__Alnus_cordata__Italian_Alder@elsgrauwe@1@stamtrunk@img_1077

En un sentido, la “cabeza cantante” de Bran fue la cabeza oracular -momificada- del Rey; en otro, era la cabeza del árbol de aliso, es decir, su rama más alta. Las ramas de aliso verde hacen buenos silbatos y, según mi amigo Ricardo Sicre y Cerda, los chicos de Cerdeña -en los Pirineos- tienen una plegaria tradicional en Catalán:

Berng, Berng, sal de tu piel

     Y te haré silbar dulcemente

lo cual se repite mientras la corteza se golpea con un trozo de sauce para desprenderla de la madera. Berng (o Verng en dialecto mallorquino) es también Bran. La invocación a Berng se hace a nombre de la Diosa del Sauce. El uso del sauce para golpear, en lugar de otra pieza de aliso, sugiere que estos silbatos los usaban las brujas para conjurar vientos destructivos; en especial los del Norte. Las melódicas gaitas con sus muchas teclas se hacen de forma similar a como se hacen dichos silbatos; y la cabeza cantante de Bran, en este sentido, sería una gaita de aliso. En Harlech, donde la cabeza cantó por siete años, hay un arrollo de molino que corre más allá de la roca del castillo, era un lugar ideal para un bosquecillo de alisos sagrados. Es probable que la leyenda de que Apolo desolló al flautista de Marsias sea una reminiscencia de cuando se pela la corteza de la madera del aliso para hacer silbatos.

El aliso también se usaba en la antigua Irlanda para hacer baldes de leche y otras vasijas para este alimento: por eso su nombre poético en el Libro de Ballymote, Comet lachta: “guardián de la leche”. Esta conexión entre Bran-Cronos, regentes del aliso, con Rhea-Io, la vaca blanca de la luna, tiene gran importancia. En Irlanda Io era llamada Glas Galbhnach, “la ordeñadora precoz”, pues aunque daba ríos de leche no había tenido nunca un becerro. Fue raptada en España por Gavida, el enano volador y herrero con quien recorrió toda Irlanda en un día, custodiada por los siete hijos del enano (presuntamente representantes de los días de la semana); y quien dio el nombre de Bothar-bó-finné, “Sendero de la Vaca Blanca”, a la galaxia. Según Procedimientos de la Gran Academia Bárdica Guiare mató a la Vaca a petición de la esposa de Seancham Torpest, por lo que en la Historia de Irlanda de Keating se dice que ésta fue vengada en el año 528 d.C. Esta es la explicación que se da al hecho de que el Rey Diarmuid de toda Irlanda fue asesinado por su hijo mayor, como consecuencia de haber matado a otra vaca sagrada.

Alnus_rhombifolia_(White_Alder)_Redwood_Grove_2011-06-25

La conexión de Bran con el Mar Occidental se comprueba con Caer Bran el nombre del cerro más al oeste en Gran Bretaña, mirando al Land’s End (Fin de la Tierra). El aliso rara vez es mencionado en los mitos griegos o latinos, pues al parecer fue suplantado como árbol oracular por el laurel délfico. Pero la Odisea y la Eneida contienen dos importantes referencias al aliso. En la Odisea éste es el primero de los tres árboles de la resurrección -el álamo blanco y el ciprés los otros dos- que formaban el bosque a las afueras de la cueva de Calipso, hija de Atlas, en su Isla Elísea de Ogigia; en este bosque hacían sus nidos los cuervos marinos (sagrados para Bran en Gran Bretaña), los halcones y las lechuzas. Esto explica la versión de Virgilio sobre la metamorfosis de las hermanas de Phäeton, el héroe solar: en la Eneida él dice que mientras lamentaban la muerte de su hermano se convirtieron, no en un bosque de álamos como relatan Euripides y Apolonio de Rodas, sino en un bosquecillo de alisos a orillas del Río Po; evidentemente, otra isleta elísea. La palabra griega para el aliso, clëthra, por consenso general deriva de cleio, “yo encierro” o “yo confino”; y la explicación parece ser que los bosquecillos de alisos encerraban al héroe en la isla oracular por crecer a lo largo de sus orillas: las islas orcaculares debieron ser originalmente islas de río y no islas en el mar.

El aliso era y es celebrado por dar tres importantes tintes: el rojo de su corteza, el verde de sus flores y el marrón de sus ramas; estos tipifican al fuego, al agua y a la tierra respectivamente. En su Glosario de términos obsoletos -escrito en el siglo X- Cormac señala que el aliso era llamado ro-eim, lo cual significa “aquello que enrojece la cara”; de lo que se puede deducir que los “héroes de cara manchada” de las Tríadas galesas, quienes eran reyes sagrados, estuvieron conectados al culto al aliso de Bran.

Una razón de la santidad del aliso es que al talarlo, su madera, al principio blanca, se torna roja como si fuera un hombre desangrándose. Su tinte verde está asociado en el folklore británico con la ropa de las hadas: en la medida en que las hadas se asocian a las tribus más tempranas, sobrevivientes al desplazamiento y forzadas a ocupar los cerros y bosques, el verde de la ropa se explica como color para la protección; los montaraces y proscritos también lo usaban en el medioevo. Su uso parece ser muy antiguo. Pero el aliso es principalmente el árbol del fuego, del poder del fuego de librar a la tierra del agua; y la rama de aliso por la cual Bran fue descubierto en el Cad Goddeu es un símbolo de resurrección. Sus brotes crecen en espiral. Esta espiral es un símbolo antediluviano: los santuarios sumerios más antiguos son como “casas de fantasmas”, como los de Uganda, rodeados de postes en espiral.

198891_450552625038183_1179299980_n

El cuarto mes se extiende desde el 18 de marzo, cuando el aliso florece, al 14 de abril; marcando el tiempo cuando el sol primaveral seca las inundaciones invernales. Este mes incluye el Equinoccio de Primavera, cuando los días se vuelven más largos que las noches y el sol se hace adulto. Podemos decir poéticamente que de fresno son los remos y coralcles que transportan el espíritu del año, a través de las inundaciones, a tierra firme; así como podemos decir que de aliso son los pilares que erigen su casa por encima de dichas inundaciones. Fearn (Bran) aparece en la mitología griega como el Rey Foroneo, regente del Peloponeso, quien era adorado como héroe en Argos a la cual se dice que fundó. Helánico de Lesbos, un conocido contemporáneo de Herodoto, lo nombra padre de Pelasgo, Iaso y Agenor, entre quienes dividió su reinado al morir: en otras palabras su culto en Argos es inmemorialmente antiguo.

Pausanias, quien fue a Argos a informarse, escribe que Foroneo era esposo de Cerdo (la Diosa Blanca como Musa) y que Inaco, Rey de los Ríos, lo engendró con la ninfa Melia (del fresno). Como el aliso le sigue al fresno en el calendario de los árboles y como los alisos crecen a orillas de los ríos, esta genealogía es apropiada. Pausanias refuerza la identificación de Foroneo con Fearn al hacer caso omiso al mito de Prometeo y haciendo de Foroneo el inventor del fuego. Higino informa que el nombre de su madre es Argeia, “deslumbrantemente blanca”, quien es también la Diosa Blanca: su amortajadora fue la Diosa de la muerte Hera Argeia, a quién él, según se dice, ofrecía primero sacrificios. Foroneo es entonces Fearineo, Dios de la Primavera, a quien se ofrecía sacrificios en el monte croniano de Olimpia, durante el Equinoccio Primaveral**. Su cabeza cantante recuerda a la de Orfeo, cuyo nombre es quizá una abreviación de Orphruoeis, “el que crece a orillas del río; es decir, “el aliso”.

11888553

En partes del mediterráneo el árbol del cornejo o madera de perro pareciera haber sido usado como sustituto del aliso. Su nombre latino, cornus, viene de cornix, el mismo cuervo sagrado para Saturno o Bran que se alimenta de sus bayas o “cerezas” rojas; de las cuales, según Homero, se alimentaban también los cerdos de Circe. Ovidio lo vincula con el roble comestible, con el cual se alimentaba la gente en la era de Saturno; éste, como el aliso, da un tinte rojo y fue sagrado en Roma, donde el vuelo del venablo de Rómulo, hecho de cornejo, determinó el lugar donde habría de edificarse esta ciudad. Su adecuación para este mes se debe a que el aliso da sus flores a mediados de marzo.

(Robert Graves, La Diosa Blanca, 1948/1971, p. 169-173) Traducción de Juan Pizzani

———————————————————

* Se encuentra traducida al inglés por Standish O’Grady en Poemario de Gael de E. M. Hull. Una versión encantadora, aunque mutilada del mismo poema, es corriente en Dartmoor. Dice qué árboles se deben y cuáles no se deben quemar del siguiente modo:

La leña del roble os calentará bien,

     de estar vieja y seca;

La leña del pino cuán dulce ha de oler,

     pero en lumbres vuela.

Leña de abedul qué rápido arderá,

     la del castaño es muy escasa;

La leña del espino más tiempo durará,

     para el otoño cortadla.

La leña del acebo arderá como cera,

     quemadla al estar verde;

La leña del olmo, como lino en hoguera,

     ni una llama podréis verle.

La leña en invierno es de la haya,

     igual que la de tejo;

saúco verde es un crimen ¡malhaya!

     cualquier hombre venderlo.

Perales y manzanos en estacas,

     brindan al hogar su olor;

la leña del cerezo en la fogata,

     huele a la retama y a su flor.

La leña de fresno es gris y suave,

     quemadla verde o vieja;

comprad toda la que hallareis,

     como si su peso de oro fuera.

[Nota del Traductor: versión hecha personalmente para este blog, la que aparece en la edición en español de 1983, de Alianza Editorial, no logra la rima que el poema en su idioma original sí tiene.]

**Los atenienses, sin embargo, celebraban su festival a Cronos a principios de julio, en el mes de Cronion o Hecatombeion “un centenar de cabezas”, originalmente llamado también Nekusion (mes de los cadáveres) por los cretenses y Hyacinthion por los sicilianos, en honor a Jacinto, contraparte de Cronos. La cosecha de cebada era en julio y en Atenas Cronos era Sabacio, el mismo “John Barleycorn” (John Cebadamaíz), que aparecía a ras del suelo en Equinoccio Primaveral y cuya muerte se celebraba alegremente durante la cosecha. Se había perdido hace mucho su conexión con el aliso, aunque compartía un templo en Atenas con Rhea: Reina del año custodiada por el león, quien era su esposa en el Solsticio de Verano y para quien fuera sagrado el roble en Grecia.

*** *** ***

Alnus

03_Alnus

Hada del aliso, ilustración de Cicely Mary Barker.

De la antigüedad no nos llegan fácilmente los nombres de algunas hadas; sin embargo Alnus, nombre en latín para el aliso y también su nombre científico (Alnus rubra), deriva de la raíz proto-indo-europea el, que significa “rojo” o “marrón” y que también es la raíz de la palabra inglesa elk (alce), animal de similares colores. Por la vinculación del aliso con el fuego y la de su nombre taxonómico con el rojo y los alces, sobran las razones para invocar Alnus para llenarnos de fuerza y vigor, creatividad, determinación e innovación. También podemos llamarla para lidiar con problemas de ego y en contra de los efectos de la adulación. Seguiré este criterio de revisión de nombres científicos y ancestrales de las plantas del calendario estacional, cuando tengan buena sonoridad para la invocación y cuando no esté disponible su nombre según las fuentes históricas.

*** *** ***

AviaVeneficarium

A continuación un fragmento traducido por Juan Pizzani del sitio web oficial de Avia Benéfica, reconocida astróloga celta que resume en palabras simples y acertadas el carácter arbóreo de cada signo; además nos ofrece también la afinidad de unos árboles con otros.

http://www.whats-your-sign.com/celtic-tree-astrology.html ]

Alisos – Innovadores

(Carácter arbóreo de la “gente del aliso”)

Si naciste bajo el signo celta del aliso eres naturalmente abridor(a) de caminos. Te mueves y creas temblores, dejando un sendero de fuego apasionado que ganará para ti seguidores leales a tu causa. Eres encantador(a), gregario y te mezclas bien con una amplia gama de personalidades. En otras palabras, la gente del aliso se lleva bien con todos y todas y a la gente le encanta estar contigo. Esto puede ser porque la gente del aliso es fácilmente confiable y tiene una fuerte fe en si misma. Esta autodeterminación es contagiosa y es fácil para los demás aprenderla de ti. La gente del aliso es muy concentrada y se molesta con el despilfarro. Consecuentemente pueden ver a través de las superficialidades y no toleran la pereza. Los y las nacidas bajo este signo valoran mucho su tiempo y sienten que perderlo es insufrible. Son motivados(as) por la acción y los resultados. La gente del aliso hace buena pareja con espinos, robles y abedules.

*** *** ***

1979757_10152316363808464_1517968899_n

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s